sábado, 28 de noviembre de 2009

Vi morir el amor

Enlaces a esta entrada


Ayer vi morir el amor,
cuando caminaba en el frío atardecer que las lluvias de agosto reclamaban.

Vi morir el amor,
cuando paseaba por aquellas calles de abrazados y le hacías falta a estos brazos,
ahora vacíos.

Vi morir el amor,
cuando supe que estabas lejos y quizá ausente.

Vi morir el amor,
cuando aquella canción de los dos,
dejó de vibrar en mi pecho.

Vi morir el amor,
cuando sentado junto al teléfono ansiaba una llamada
que nunca llegaría o cuando el correo era ausente y quizá tardío.

Vi morir el amor,
cuando paseaba por aquellos rincones de los enamorados
y me di cuenta que mi brazo ya no te acompañaba.


Norma Virginia Esclante Caballero

domingo, 22 de noviembre de 2009

Eres

Enlaces a esta entrada

Eres el primer pensamiento en mis mañanas,
el mejor inicio de cada semana,
eres el más lindo nombre que puedo nombrar,
el mejor de los sueños que podría soñar.

Eres el sentimiento que se transforma en canción,
eres la realidad con un toque de ilusión,
eres el amor que deseo sentir,
los momentos felices que quiero vivir.

Eres la lluvia que envuelve mi ser,
eres la fé que me ayuda a creer,
la ternura que de mujer se vistió,
la mirada que descubre como soy yo.

Eres la felicidad que toca mi puerta,
el motivo de suspiros nocturnos que me despiertan,
eres la sinceridad hablando verdad,
con una voz tan dulce que me hace volar.

Eres todo lo que me importa,
desde como te llamas hasta tu próxima siesta,
desde ese secreto escondido hasta tus ojos que lo dicen todo,
desde el disimulado suspiro hasta saber si soy yo quien lo provoca,

desde el momento en que abres tus ojos
hasta cuando el sueño los vence,
desde el roce de tus manos hasta la caricia perfecta,
desde la forma de tus labios hasta saber como besan.

Eres el tiempo que quiero que transcurra,
detenerlo a momentos y admirar tu belleza,
eres los minutos que no quiero que pasen,
porque cada minuto contigo me hace feliz.

Eres mi estrella que alumbra en las noches,
que me hace perder la razón,
eres la luz,
que llegó a brillar en mi corazón.

Henry Ricardo

El terrible , NO

Enlaces a esta entrada

Si llegaras de repente con la brisa
Si el perfume de tus cabellos me sorprendiera
Si escuchara en un instante a lo lejos tu sonrisa
Si llegaras caminando entre reflejos de ocaso
Si al llegar hasta aquí me encontraran tus ojos
Si tomaras mi mano
Si me invitaras a pasear a través de esos árboles desnudos
Si pudiera encontrarte una mañana al abrir los ojos
Si susurraras mi nombre mientras mis ojos se abren a la vida
Si escuchara tus pasos subir la escalera
Si el viento te arrabetara del olvido y te trajera hasta mi casa
Si recordaras el color de mis paredes
El aroma del parque
La melodía de la canción azul que nos envolvía en las noches
Soñando con mis manos bajo las sabanas recorriendo tus piernas
Un beso en el borde de la cama
Idealizaba tu cuerpo frente a la luz como un eclipse de sol
Tus labios encima de mi boca
Imaginando como me perdía en la profundidad de tu cuerpo
Cerrando los ojos para seguir soñando
Y tú cerrabas los ojos para imaginarte
Que todo desaparecía
Que todo cambiaba de color
Que solo estabas tú
Tú a mi lado
Recostando tu cabeza en mí pecho
Sumergiéndote en el lago de la felicidad
Tomando mi mano
Empujándome al sueño
A ese mismo sueño que me obligaste a despertar
Cuando tus labios se abrieron
Cuando surgió aquella palabra maldita
Castigo del alma
Despiadada y cruel
Tan diminuta y terrible
Como los virus
Como las distancias
Como el olvido
El No de tu vida
La profunda despedida que nace al huir
Al no escuchar
Al no recordar
Al cerrar la puerta…


De Corchito

jueves, 19 de noviembre de 2009

Bajo la lluvia

Enlaces a esta entrada


¡Cómo resbala el agua por mi espalda!
¡Cómo moja mi falda,
y pone en mis mejillas su frescura de nieve!
Llueve, llueve, llueve,
y voy, senda adelante,
con el alma ligera y la cara radiante,
sin sentir, sin soñar,
llena de la voluptuosidad de no pensar.

Un pájaro se baña
en una charca turbia. Mi presencia le extraña,
se detiene... me mira... nos sentimos amigos...
¡Los dos amamos muchos cielos, campos y trigos!
Después es el asombro
de un labriego que pasa con su azada al hombro
y la lluvia me cubre de todas las fragancias
de los setos de octubre.


Y es, sobre mi cuerpo por el agua empapado
como un maravilloso y estupendo tocado
de gotas cristalinas, de flores deshojadas
que vuelcan a mi paso las plantas asombradas.
Y siento, en la vacuidad
del cerebro sin sueño, la voluptuosidad
del placer infinito, dulce y desconocido,
de un minuto de olvido.


Llueve, llueve, llueve,
y tengo en alma y carne, como un frescor de nieve.


(Juana de Ibarbourou)

sábado, 14 de noviembre de 2009

Ser Mujer

Enlaces a esta entrada

Ser mujer y fabulosa es... Nada más contradictorio que ser mujer... Mujer que piensa con el corazón, actúa por la emoción y vence por el amor.
Que vive un millón de emociones en un sólo día, y transmite cada una de ellas con una sola mirada.
Que vive buscando la perfección y vive tratando de buscar disculpas para los errores de aquellos a quienes ama.
Que hospeda en el vientre otras almas, da a luz y después queda ciega, delante de la belleza de los hijos que engendró.
Que da las alas y enseña a volar pero no quiere ver partir los pájaros, aún sabiendo que no le pertenecen.
Que se arregla toda y perfuma la cama, aunque su amor no perciba más esos detalles.
Que como una hechicera transforma en luz y sonrisa los dolores que siente en el alma, sólo para que nadie lo note.
Y aún tiene fuerzas, para dar consuelo a quien se acerca a llorar sobre su hombro.
Feliz del hombre que tan solo por un día sepa, entender el alma de la mujer.
Virginia Escalante Caballero

Noche de luna llena

Enlaces a esta entrada

Noche de luna y estio,
en la calidez de la arena, tu cuerpo y el mio , se buscan, se acarician, con las ansias
de dos felinas enajenadas.
Acaricio lentamente con la yema de mis dedos la belleza de tu rostro, cierro los ojos, disfruto del momento. Se me antoja que estoy creándo como artista cada parte de ti misma, mi dedo busca tu boca que sabe a sal y a brisa.
se funde la textura de tus labios en mis entrañas... . Muerdo con
codicia la frescura de tu boca, gimes.. susurras... tu cuerpo se me ofrece poderoso e inquieto.

!! No aguanto más !!.

Arden mis sentidos !!. Te desnudo con furia.. . te deseo, te amo, te necesito.
mi cuerpo incontrolable se tumba encima del tuyo.. levanto con brusquedad tus brazos por encima de tu cabeza. estate quieta - susurro -... . Mis labios ahogan tus gemidos.
ahora si.
Ahora estoy pincelándote, lentamente con mi lengua cada pliegue de tu cuerpo.
lamo, saboreo cada parte de ti misma.. tu axilas, cuello, hombros, me recreo moldeando tus erizados senos con las palmas de mis manos, que se entrega a mis caricias como las olas impetuosas a la arena.
..., mi dulce niña, no puedes aguantar más el frenesí de los latidos de tu vientre, y me coges la mano posandola entre tus piernas... en la humedad de tu sexo.
siento palpitar tu corazón con la fuerza de la lava contenida.
me inclino y rozo el monte de Venus , y lamo tus labios ardientes, liberándote.. entre espasmos y sollozos del fuerte delirio orgasmicos, que se pierden mas allá del rubor
de la luna.


andrearcoblanco

viernes, 13 de noviembre de 2009

Todo lo que sucede, sucede por una razón

Enlaces a esta entrada


Suelta... deja ir...

A veces, es mejor dejar que algo se vaya y comenzar de nuevo. Hay cosas que nos pasan en la vida que encontramos difíciles de aceptar. Los recuerdos regresan y nos perturban una y otra vez. Cuando algo sucede en nuestras vidas que encontramos difícil de aceptar, tenemos que decidir si hay algo que podamos hacer para cambiar las cosas.

Si lo hay, debemos hacer los que podamos para que todo esté de nuevo bien.

Pero si hemos hecho todo lo posible, y en nuestro corazón sabemos que ahora no hay nada más que hacer, entonces, dejemos que se vaya lo que nos quita la tranquilidad.

Después de haber repasado los "qué hubiera pasado si..." y los "por qué?", quizás aprendamos una lección valiosa.

Y descubramos que si bien fue doloroso, crecimos por la experiencia.

Aprender a dejar ir las cosas, en vez de preocuparnos por lo que pudo haber sido, con el tiempo podría ser más valioso que aquello que hemos dejado ir.

"Todo lo que sucede, sucede por una razón"


Norma Virginia Escalante Caballero

lunes, 2 de noviembre de 2009

Ya no más......Amor mío

Enlaces a esta entrada



Ya no más, amor mío… basta
acalla para siempre de tus oídos el eco de mi voz,
borra de tu pensamiento el dibujo de mi cuerpo,
arranca de cualquier modo de tus labios mis besos.

Pero hazlo, amor, porque ya no puedo,
seguir cumpliendo con las pautas de este juego,
que me exige ser fuerte y levantarme con orgullo,
cuando solo deseo ser una suave mujer enamorada.

Ya no más, amor mío… basta
permite que recorra mi camino sin tu sombra.
Libera las amarras de mi barca de tu puerto sombrío,
deja que me marche en busca de un horizonte nuevo.

Amor, olvida que te ame mas de la cuenta,
que acostumbre mis pasos a tu caminar extraviado,
que acaricie tu cuerpo de punta a punta,
que consumí el pan del desengaño y bebí solo lágrimas.

Ya, amor mío… dime adiós para siempre,
tal vez pueda así intentar lejos de ti,
una nueva historia sin farsas ni reproches
solo un amor manso que jamás dañe.

Mónica Ovejero