domingo, 30 de octubre de 2011

Volví

Enlaces a esta entrada



Volví porque sigo viva.
Volví porque estoy triste.

La ausencia de tu voz
hace llama en mi verso,
y clama tu mirada
para poder darte un beso.
Volví porque te extraño
Volví porque aun sufro.
La sombra de tu mano
sigue presente en mi pluma.

Mi poema te busca,
entre el viento, entre la bruma.

Volví para verte.
Volví para hablarte.

Sigue viva la pasión,
la que te nombra en silencio,
te llama en la distancia
ocultando lo que siento

Volví para escribir.
Volví para seguir viva.

Yamila Paredes





Momentos

Enlaces a esta entrada
Gira y gira mi cuerpo junto al suyo sobre unas sabanas fragantes. Encendida me quemo sobre su pecho. Estoy sedienta y anhelo con urgencia de sus besos. Sus labios me calman cuando exploran dentro de mi boca con audacia.
Ya, no sé cuantas veces sollocé recostada a su lado, cuando el goce de sentirlo me transportaba hasta el mismo cielo.
Acallé los te amo cuando el placer era infinito. Los convertí en su nombre huyendo junto a mis suspiros. No quería que el ímpetu de una promesa, lo haga huir de nuevo de mis brazos.
Tardó tanto en regresar, y viví tan triste este tiempo, que me basta con sentir sus dedos escalar mi piel mientras me roba un ruego. Una dulce suplica para que calme el frío de la soledad que parece ensañado conmigo.
Lo miro y sus ojos oscuros me reflejan. En ellos me veo como una mujer entera. Su dulce mujer enamorada que nunca se cansó de esperarlo. Una bella mariposa que se alimenta de la flor de sus deseos.
Sonríe y por un momento me quedo sin latidos. Es tan bello y lo siento tan mío que mi sangre parece correr por mis venas salvajemente, cuando me busca ardiente sobre la cama.
Me río y sin quererlo me sonrojo. Es que percibo tanto que no me alcanzan las palabras, por eso dejo que mi osadía hable sobre su cuerpo sin ponerle límites.
Y cuando sus dedos inician ese viaje interminable por los valles escondidos de mi universo voluptuoso, le demuestro sin temores cuanto me encanta. Somos uno en el reino de un cuarto, enredados como dos flores fragantes que arden dulcemente.
Quedaron atrás los silencios largos que separaron nuestros días y cerraron ya las heridas que nos causamos por no saber aquietar el orgullo.
Recorrimos un largo sendero para llegar a este momento, donde el amor nos une plenos y a ambos nos preserva la vida.




Primeros cuentos de mi Amiga y Poeta Salteña, Mónica Ovejero




sábado, 15 de octubre de 2011

La culpa fue de los dos

Enlaces a esta entrada




Todo aquello se fue a pique,
nuestra arrogancia y orgullo,
giraron por otros mares
que equivocó nuestro rumbo
y aquella feliz barquilla
se nos llenó de infortunio.

La culpa fue de los dos
y no solamente mía,
que tú pusiste la leña
y yo prendí la cerilla.

La culpa fue de los dos,
no vengas diciendo ahora
que sólo la tuve yo.