sábado, 28 de noviembre de 2009

Vi morir el amor

Enlaces a esta entrada


Ayer vi morir el amor,
cuando caminaba en el frío atardecer que las lluvias de agosto reclamaban.

Vi morir el amor,
cuando paseaba por aquellas calles de abrazados y le hacías falta a estos brazos,
ahora vacíos.

Vi morir el amor,
cuando supe que estabas lejos y quizá ausente.

Vi morir el amor,
cuando aquella canción de los dos,
dejó de vibrar en mi pecho.

Vi morir el amor,
cuando sentado junto al teléfono ansiaba una llamada
que nunca llegaría o cuando el correo era ausente y quizá tardío.

Vi morir el amor,
cuando paseaba por aquellos rincones de los enamorados
y me di cuenta que mi brazo ya no te acompañaba.


Norma Virginia Esclante Caballero

domingo, 22 de noviembre de 2009

Eres

Enlaces a esta entrada

Eres el primer pensamiento en mis mañanas,
el mejor inicio de cada semana,
eres el más lindo nombre que puedo nombrar,
el mejor de los sueños que podría soñar.

Eres el sentimiento que se transforma en canción,
eres la realidad con un toque de ilusión,
eres el amor que deseo sentir,
los momentos felices que quiero vivir.

Eres la lluvia que envuelve mi ser,
eres la fé que me ayuda a creer,
la ternura que de mujer se vistió,
la mirada que descubre como soy yo.

Eres la felicidad que toca mi puerta,
el motivo de suspiros nocturnos que me despiertan,
eres la sinceridad hablando verdad,
con una voz tan dulce que me hace volar.

Eres todo lo que me importa,
desde como te llamas hasta tu próxima siesta,
desde ese secreto escondido hasta tus ojos que lo dicen todo,
desde el disimulado suspiro hasta saber si soy yo quien lo provoca,

desde el momento en que abres tus ojos
hasta cuando el sueño los vence,
desde el roce de tus manos hasta la caricia perfecta,
desde la forma de tus labios hasta saber como besan.

Eres el tiempo que quiero que transcurra,
detenerlo a momentos y admirar tu belleza,
eres los minutos que no quiero que pasen,
porque cada minuto contigo me hace feliz.

Eres mi estrella que alumbra en las noches,
que me hace perder la razón,
eres la luz,
que llegó a brillar en mi corazón.

Henry Ricardo

El terrible , NO

Enlaces a esta entrada

Si llegaras de repente con la brisa
Si el perfume de tus cabellos me sorprendiera
Si escuchara en un instante a lo lejos tu sonrisa
Si llegaras caminando entre reflejos de ocaso
Si al llegar hasta aquí me encontraran tus ojos
Si tomaras mi mano
Si me invitaras a pasear a través de esos árboles desnudos
Si pudiera encontrarte una mañana al abrir los ojos
Si susurraras mi nombre mientras mis ojos se abren a la vida
Si escuchara tus pasos subir la escalera
Si el viento te arrabetara del olvido y te trajera hasta mi casa
Si recordaras el color de mis paredes
El aroma del parque
La melodía de la canción azul que nos envolvía en las noches
Soñando con mis manos bajo las sabanas recorriendo tus piernas
Un beso en el borde de la cama
Idealizaba tu cuerpo frente a la luz como un eclipse de sol
Tus labios encima de mi boca
Imaginando como me perdía en la profundidad de tu cuerpo
Cerrando los ojos para seguir soñando
Y tú cerrabas los ojos para imaginarte
Que todo desaparecía
Que todo cambiaba de color
Que solo estabas tú
Tú a mi lado
Recostando tu cabeza en mí pecho
Sumergiéndote en el lago de la felicidad
Tomando mi mano
Empujándome al sueño
A ese mismo sueño que me obligaste a despertar
Cuando tus labios se abrieron
Cuando surgió aquella palabra maldita
Castigo del alma
Despiadada y cruel
Tan diminuta y terrible
Como los virus
Como las distancias
Como el olvido
El No de tu vida
La profunda despedida que nace al huir
Al no escuchar
Al no recordar
Al cerrar la puerta…


De Corchito

jueves, 19 de noviembre de 2009

Bajo la lluvia

Enlaces a esta entrada


¡Cómo resbala el agua por mi espalda!
¡Cómo moja mi falda,
y pone en mis mejillas su frescura de nieve!
Llueve, llueve, llueve,
y voy, senda adelante,
con el alma ligera y la cara radiante,
sin sentir, sin soñar,
llena de la voluptuosidad de no pensar.

Un pájaro se baña
en una charca turbia. Mi presencia le extraña,
se detiene... me mira... nos sentimos amigos...
¡Los dos amamos muchos cielos, campos y trigos!
Después es el asombro
de un labriego que pasa con su azada al hombro
y la lluvia me cubre de todas las fragancias
de los setos de octubre.


Y es, sobre mi cuerpo por el agua empapado
como un maravilloso y estupendo tocado
de gotas cristalinas, de flores deshojadas
que vuelcan a mi paso las plantas asombradas.
Y siento, en la vacuidad
del cerebro sin sueño, la voluptuosidad
del placer infinito, dulce y desconocido,
de un minuto de olvido.


Llueve, llueve, llueve,
y tengo en alma y carne, como un frescor de nieve.


(Juana de Ibarbourou)

sábado, 14 de noviembre de 2009

Ser Mujer

Enlaces a esta entrada

Ser mujer y fabulosa es... Nada más contradictorio que ser mujer... Mujer que piensa con el corazón, actúa por la emoción y vence por el amor.
Que vive un millón de emociones en un sólo día, y transmite cada una de ellas con una sola mirada.
Que vive buscando la perfección y vive tratando de buscar disculpas para los errores de aquellos a quienes ama.
Que hospeda en el vientre otras almas, da a luz y después queda ciega, delante de la belleza de los hijos que engendró.
Que da las alas y enseña a volar pero no quiere ver partir los pájaros, aún sabiendo que no le pertenecen.
Que se arregla toda y perfuma la cama, aunque su amor no perciba más esos detalles.
Que como una hechicera transforma en luz y sonrisa los dolores que siente en el alma, sólo para que nadie lo note.
Y aún tiene fuerzas, para dar consuelo a quien se acerca a llorar sobre su hombro.
Feliz del hombre que tan solo por un día sepa, entender el alma de la mujer.
Virginia Escalante Caballero

Noche de luna llena

Enlaces a esta entrada

Noche de luna y estio,
en la calidez de la arena, tu cuerpo y el mio , se buscan, se acarician, con las ansias
de dos felinas enajenadas.
Acaricio lentamente con la yema de mis dedos la belleza de tu rostro, cierro los ojos, disfruto del momento. Se me antoja que estoy creándo como artista cada parte de ti misma, mi dedo busca tu boca que sabe a sal y a brisa.
se funde la textura de tus labios en mis entrañas... . Muerdo con
codicia la frescura de tu boca, gimes.. susurras... tu cuerpo se me ofrece poderoso e inquieto.

!! No aguanto más !!.

Arden mis sentidos !!. Te desnudo con furia.. . te deseo, te amo, te necesito.
mi cuerpo incontrolable se tumba encima del tuyo.. levanto con brusquedad tus brazos por encima de tu cabeza. estate quieta - susurro -... . Mis labios ahogan tus gemidos.
ahora si.
Ahora estoy pincelándote, lentamente con mi lengua cada pliegue de tu cuerpo.
lamo, saboreo cada parte de ti misma.. tu axilas, cuello, hombros, me recreo moldeando tus erizados senos con las palmas de mis manos, que se entrega a mis caricias como las olas impetuosas a la arena.
..., mi dulce niña, no puedes aguantar más el frenesí de los latidos de tu vientre, y me coges la mano posandola entre tus piernas... en la humedad de tu sexo.
siento palpitar tu corazón con la fuerza de la lava contenida.
me inclino y rozo el monte de Venus , y lamo tus labios ardientes, liberándote.. entre espasmos y sollozos del fuerte delirio orgasmicos, que se pierden mas allá del rubor
de la luna.


andrearcoblanco

viernes, 13 de noviembre de 2009

Todo lo que sucede, sucede por una razón

Enlaces a esta entrada


Suelta... deja ir...

A veces, es mejor dejar que algo se vaya y comenzar de nuevo. Hay cosas que nos pasan en la vida que encontramos difíciles de aceptar. Los recuerdos regresan y nos perturban una y otra vez. Cuando algo sucede en nuestras vidas que encontramos difícil de aceptar, tenemos que decidir si hay algo que podamos hacer para cambiar las cosas.

Si lo hay, debemos hacer los que podamos para que todo esté de nuevo bien.

Pero si hemos hecho todo lo posible, y en nuestro corazón sabemos que ahora no hay nada más que hacer, entonces, dejemos que se vaya lo que nos quita la tranquilidad.

Después de haber repasado los "qué hubiera pasado si..." y los "por qué?", quizás aprendamos una lección valiosa.

Y descubramos que si bien fue doloroso, crecimos por la experiencia.

Aprender a dejar ir las cosas, en vez de preocuparnos por lo que pudo haber sido, con el tiempo podría ser más valioso que aquello que hemos dejado ir.

"Todo lo que sucede, sucede por una razón"


Norma Virginia Escalante Caballero

lunes, 2 de noviembre de 2009

Ya no más......Amor mío

Enlaces a esta entrada



Ya no más, amor mío… basta
acalla para siempre de tus oídos el eco de mi voz,
borra de tu pensamiento el dibujo de mi cuerpo,
arranca de cualquier modo de tus labios mis besos.

Pero hazlo, amor, porque ya no puedo,
seguir cumpliendo con las pautas de este juego,
que me exige ser fuerte y levantarme con orgullo,
cuando solo deseo ser una suave mujer enamorada.

Ya no más, amor mío… basta
permite que recorra mi camino sin tu sombra.
Libera las amarras de mi barca de tu puerto sombrío,
deja que me marche en busca de un horizonte nuevo.

Amor, olvida que te ame mas de la cuenta,
que acostumbre mis pasos a tu caminar extraviado,
que acaricie tu cuerpo de punta a punta,
que consumí el pan del desengaño y bebí solo lágrimas.

Ya, amor mío… dime adiós para siempre,
tal vez pueda así intentar lejos de ti,
una nueva historia sin farsas ni reproches
solo un amor manso que jamás dañe.

Mónica Ovejero

sábado, 31 de octubre de 2009

Tristeza de Mujer

Enlaces a esta entrada
Dedicado a una mujer enamorada

Anhelo que fuese posible que nuestros corazones,
pudieran revelarse con la apacible libertad que poseían.
El mío, con certeza, le declararía mansamente al tuyo,
que aún te amo, y me lastima tu ausencia, mi amor.

Si te detuvieras un instante, y descendieras de esas quimeras tuyas,
que viajan por ahí vestidas con frágiles alas de mariposas,
tal vez, lograrías contemplarme como lo hacías antes,
y distinguirías la tristeza que ensombrece mis largos días sin ti.

Pero no me miras, y yo sigo altiva por mi senda gris,
y con mucho dolor así se nos pasa la vida.
Tu recorriendo senderos de versos transfigurados de realidad,
yo tratando de hallar magia donde no la hay más.

Y así se nos pasan las horas perpetuas del no ser.
Tú amando vanamente a una fría estrella que jamás te amará,
Yo, dejando morir mi añejo amor,
con el peligro que junto a él sucumba mi alma definitivamente.

Monica Ovejero

domingo, 25 de octubre de 2009

Una mujer desnuda y en lo oscuro

Enlaces a esta entrada

Una mujer desnuda y en lo oscuro
tiene una claridad que nos alumbra
de modo que si ocurre un desconsuelo
un apagón o una noche sin luna
es conveniente y hasta imprescindible
tener a mano una mujer desnuda.

Una mujer desnuda y en lo oscuro
genera un resplandor que da confianza
entonces dominguea el almanaque
vibran en su rincón las telarañas
y los ojos felices y felinos
miran y de mirar nunca se cansan.

Una mujer desnuda y en lo oscuro
es una vocación para las manos
para los labios es casi un destino
y para el corazón un despilfarro
una mujer desnuda es un enigma
y siempre es una fiesta descifrarlo.

Una mujer desnuda y en lo oscuro
genera una luz propia y nos enciende
el cielo raso se convierte en cielo
y es una gloria no ser inocente
una mujer querida o vislumbrada
desbarata por una vez la muerte.

Una mujer desnuda y en lo oscuro
tiene una claridad que nos alumbra
de modo que si ocurre un desconsuelo
un apagón o una noche sin luna
es conveniente y hasta imprescindible
tener a mano una mujer desnuda.


Joan Manuel Serrat

El libro de los abrazos

Enlaces a esta entrada

Del "El libro de los abrazos", uno de los libros más exitosos y logrados de Eduardo Galeano, está contenido un pequeño relato titulado "La noche".

Este relato dividido en cuatro partes sirvió de inspiración a Serrat para su canción "Secreta mujer" que formó parte del álbum "Sombras de la China" (1998):

LA NOCHE / 1
No consigo dormir. Tengo una mujer atravesada entre los párpados. Si pudiera, le diría que se vaya; pero tengo una mujer atravesada en la garganta.

LA NOCHE / 2
Arránqueme, Señora, las ropas y las dudas. Desnúdeme, desnúdeme.

LA NOCHE / 3
Yo me duermo a la orilla de una mujer: yo me duermo a la orilla de un abismo.

LA NOCHE / 4
Me desprendo del abrazo, salgo a la calle.
En el cielo, ya clareando, se dibuja, finita, la luna.
La luna tiene dos noches de edad.
Yo, una.
Eduardo Galeano

lunes, 12 de octubre de 2009

Soneto

Enlaces a esta entrada


Esa mujer que se arroja fría
y lúbrica en los brazos, y a sus senos.
Me aprieta, me besa y balbucea
versos, rezos a Dios, votos obscenos.

Esa mujer, flor de melancolía
que ríe de mis pálidos recelos,
la única entre todas a quien di
caricias que jamás a otra daría.

Esa mujer que a cada amor proclama
la miseria y grandeza de quien ama
y feliz de mis dientes guarda huella.

¡Un mundo, esa mujer! Es una yegua
quizás, pero en el marco de una cama
nunca mujer alguna fue tan bella.

Vinicius de Moraes


domingo, 11 de octubre de 2009

Mensaje a la poesía

Enlaces a esta entrada



No puedo
No es posible
Díganle que es totalmente imposible
Ahora no puede ser
Es imposible
No puedo

Díganle que estoy tristísimo, pero esta noche no puedo ir a su encuentro.
Cuéntenle que hay millones de cuerpos por enterrar
Muchas ciudades por reconstruir, mucha pobreza en el mundo;
Cuéntenle que hay en alguna parte del mundo una criatura llorando
Y las mujeres están volviéndose locas y hay legiones de ellas que tortura
la nostalgia de sus hombres; cuéntenle que hay un vacío
en los ojos de los parias, cuya inanición es extrema; cuéntenle
que la vergüenza, la deshonra, el suicidio, rondan el hogar
y que se quiere reconquistar la vida.


Vinicius


sábado, 10 de octubre de 2009

Déjame Sueltas Las Manos

Enlaces a esta entrada

Déjame sueltas las manos
y el corazón, déjame libre!
Deja que mis dedos corran
por los caminos de tu cuerpo.
La pasión ?sangre, fuego, besos?
me incendia a llamaradas trémulas.
Ay, tú no sabes lo que es esto!

Es la tempestad de mis sentidos
doblegando la selva sensible de mis nervios.
Es la carne que grita con sus ardientes lenguas!
Es el incendio!
Y estás aquí, mujer, como un madero intacto
ahora que vuela toda mi vida hecha cenizas
hacia tu cuerpo lleno, como la noche, de astros!

Déjame libre las manos
y el corazón, déjame libre!
Yo sólo te deseo, yo sólo te deseo!
No es amor, es deseo que se agosta y se extingue,
es precipitación de furias,
acercamiento de lo imposible,
pero estás tú,
estás para dármelo todo,
y a darme lo que tienes a la tierra viniste?
como yo para contenerte,
y desearte,
y recibirte!

Pablo Neruda

viernes, 9 de octubre de 2009

Anoche cuando dormía

Enlaces a esta entrada



Anoche cuando dormía
soñé ¡bendita ilusión!
que una fontana fluía
dentro de mi corazón.
Dí: ¿por qué acequia escondida,
agua, vienes hasta mí,
manantial de nueva vida
en donde nunca bebí?

Anoche cuando dormía
soñé ¡bendita ilusión!
que una colmena tenía
dentro de mi corazón;
y las doradas abejas
iban fabricando en él,
con las amarguras viejas,
blanca cera y dulce miel.

Anoche cuando dormía
soñé ¡bendita ilusión!
que un ardiente sol lucía
dentro de mi corazón.
Era ardiente porque daba
calores de rojo hogar,
y era sol porque alumbraba
y porque hacía llorar.

Anoche cuando dormía
soñé ¡bendita ilusión!
que era Dios lo que tenía
dentro de mi corazón.





domingo, 4 de octubre de 2009

Mercedes Sosas - La Negra

Enlaces a esta entrada
La radio, la televisión, el diario, y las revistas ya lo dicen todo de vos. Lo único que agrego es que fuiste, sos y serás muy importante para mí.




domingo, 27 de septiembre de 2009

Mujer al Sol

Enlaces a esta entrada


Una mujer al sol es todo mi deseo,

viene del mar, desnuda, con los brazos en cruz

y la flor de los labios abierta para el beso

y en la piel refulgente el polen de la luz.

Una hermosa mujer, los senos en reposo y
caliente de sol,

nada más se precisa.

El vientre terso, el pelo húmedo y una sonrisa
en la flor de los labios,

abierta para el gozo.

Una mujer al sol sobre quien yo me arroje

y a quien beba y me muerda y con quien me lamente,

y que al someterse se enfurezca y solloce,

e intente rechazarme, y que al sentirme ausente

me busque nuevamente y se quede a dormir

cuando yo, apaciguado, me disponga a partir.


(Vinicius de Moraes)

Mis Amigos me premiaron

Enlaces a esta entrada





Gracias Lucia!!!!




Tiene reglas hay que pasarselo a los amigos:



sábado, 26 de septiembre de 2009

Mujer Madura

Enlaces a esta entrada

La Mujer Madura sabe lo que realmente quiere...Se conoce lo suficiente a sí misma para saber dónde...cuándo...cómo y con quién quiere realizar algo...sin importar el qué dirán y...aún muchas veces por encima de la opinión de su pareja...esto es Sinceridad...
La Mujer Madura nunca se involucra en un escándalo...Si descubre una infidelidad...no se pondrá a la altura de ninguna otra mujer...sino que conservará su compostura con firmeza y decisión...pero sin vacilar un instante para poner en su sitio a quien la traiciona...esto es Dignidad...
La Mujer Madura conoce sus Atributos y...no siente temor ni celos de reconocer los de otra Mujer...aunque no sea de su agrado...porque ella sabe que para cada quién Existe su cada cual...esto es Equidad...
La Mujer Madura no necesita que su pareja le de un calendario de actividades para ella saber dónde está y qué hace...porque se siente Ama y Señora de la situación...esto es Seguridad...
La Mujer Madura no revisa a su pareja cuando llega...ni le despierta a media noche para preguntarle qué está pensando...sabe que su compañero está con ella y... no necesita reafirmar su seguridad en sí misma con estos detalles...esto es Carácter...
La Mujer Madura mantiene su espacio y no invade el de su pareja...sabe reconocer que no es propiedad ni tampoco propietaria de nadie...porque tiene Amor por sí Misma y por su Compañero...esto es Respeto...
La Mujer Madura sabe aceptar las diferencias de gustos sin hacer pataletas para salirse con la suya...acepta sus derrotas sin manipular la situación...esto es Humildad...
La Mujer Madura no se guarda una palabra de apoyo o...un gesto de aprobación... porque conoce el valor de sentirse Apreciada...esto es Generosidad...
La Mujer Madura no busca vengarse con las mismas armas...ella conoce el Dolor que ocasiona y...cuánto lastima una palabra o...un gesto inoportuno...esto es Lealtad...
La Mujer Madura no teme decir la Verdad de una manera clara y serena...sin enmascarar sus sentimientos...pero sin lastimar al otro...esto es Honestidad...
La Mujer Madura no necesita poner un espía detrás de nadie...a ella le basta una mirada para develar el Alma de quién comparte su Vida...esto es Confianza...
La Mujer Madura ha aprendido a interpretar la vida...conoce su lugar y lo asume con propiedad...porque conoce su papel en la Vida...Ama simplemente y...se deja Amar...esto es Sabiduría...

Luis A. Cáceres Gómez

sábado, 19 de septiembre de 2009

No entiendo por qué volviste

Enlaces a esta entrada

"(...) -No entiendo por qué volviste.Y retira la mano. La mano de Mariano queda sola sobre la mesa, con la palma vuelta hacia arriba. Tiene la línea de la vida larga pero muy tajeada. -No entiendo. Me habías dicho: "No nos vamos a ver más. Somos libres". Yo me quedé muda mirándote la espalda y te perdiste en la esquina de la estación. ¿Qué esperabas? ¿Que te corriera atrás? ¿Que te llamara a gritos? ¿Para qué quería yo esa libertad que me regalabas? ¿Para qué la quería?(Mariano escuchaba los ecos de sus propios pasos y llevaba la cabeza vacía por dolorosa victoria de la voluntad, pero al llegar a la estación del ferrocarril se le metió por los oídos el estrépito de la máquina aproximándose, y entonces supo que desde ahora le harían falta los navegantes misteriosos que tan a menudo se perdían, por puro gusto, en los desfiladeros de niebla de la memoria o la imaginación de esta muchacha. Trepó por los peldaños de fierro y supo que ella sería, desde ahora, una nuca entrevista en la muchedumbre o un perfil que se escapa, una voz adivinada entre otras voces. Que él se daría vuelta bruscamente y echaría a correr y tomaría a una mujer por el brazo: que se equivocaría siempre. Entró al vagón de pasajeros y se sentó en uno de los viejos asientos de paja de la época de los ingleses y supo que ella persistiría: escuchó el traqueteo de las ruedas sobre los rieles y supo que ella persistiría, persistirá: en verano, en los túneles de hojas, convertida en un sanantonio que te camina por el brazo, o en las noches de julio, llenando una silla vacía en la complicidad humosa de los cafés. Llegó a destino y se bajó, mareado, y seguía sabiendo que ella continuaría oliendo a sí misma en su memoria, deambulando desnuda por la región nochera de sus sueños: que ella sería, que será, una cicatriz que a veces hace cosquillas y a veces late y a veces arde y a veces duele. Y sintió la necesidad de volver y por lo menos decir: "Nunca nada". Por lo menos decir: "Como esto, nunca nada". Y no volvió.) - Clara.- Sí. (...)

"La Canción de Nosotros, 1975.

Eduardo Galeano